Experiencias musicales I: Un libro, y una idea

por Deibid (así dice en mi carnet imaginario), a.k.a. tommygun

No solo he escrito muy poco este año. Además, he escrito muy poco sobre música. Y como este es mi blog (más o menos), me voy a dar un gusto, y empezaré a escribir más sobre música. En específico, escribiré textos con el nombre “Experiencias musicales”, partiendo hoy con este texto sobre el libro del 2008 de David Ponce, que encontré en Bibliometro, y con un segundo texto sobre los ‘discos sagrados’. Y, en volá, más adelante hago críticas de discos también. Aunque ni cagando pongo estrellitas.

Prueba de sonido

Prueba de sonido



Estoy leyendo Prueba de sonido: Primeras historias del rock en Chile (1956-1984), del periodista y “crítico a la fuerza” David Ponce. Es un libro increíble sobre los comienzos del rock chileno, estructurado por épocas y estilos, y a medio camino entre una enciclopedia y una historia oral. El autor entrega historias muy bonitas y bien documentadas sobre el rock anterior a la aparición de Fulano y Los Prisioneros, y del punk y la new wave chilensis, momento en el cuál se produce un cambio y el rock vuelve a tener un lugar, quizá pequeño, pero relevante en el cancionero pop nacional. Sin embargo, deja que las historias y los detalles de las vidas de cada uno de estos artistas, de los más grandes (e.g., Los Jaivas, Congreso) hasta los más pequeños, (Los Amigos de María, Poozitunga) con un respeto por la experiencia vivida por estos personajes que convierten por un rato al libro en un texto narrativo, contándonos una historia que no solo informa si no que se acerca a un nivel de empatía emocional, y un deseo de conocer más música de la que conocemos.

Una característica particular del libro y del autor es el interés en mostrar y en dar a conocer antes que en criticar. De hecho, por mucho que el libro clasifique en distintas categorías a los artistas a los que incluye, no parece tener intenciones de seleccionarlos. Prefiere entregar todas las historias que es posible entregar, reconocer que éstas historias existen y que vale la pena conocerlas. De hecho, las veces en que Ponce mete la cuchara tiene que ver con dar contexto y, algunas veces, algo así como una interpretación de lo que estamos conociendo, en general relacionado con el mismo contexto mostrado y algunas veces como una defensa de la autenticidad de la obra de artistas que partieron sus carreras como imitadores de ídolos extranjeros o músicos de la Nueva Ola. Es a través de sus entrevistados que el autor llega a la que se convierte, quizá involuntariamente, en la tesis principal del libro: no es San Miguel, Concepción o Santiago Centro el origen del rock chileno, si no que Valparaíso, la ciudad portuaria en la que desembarcan los marinos con sus discos e instrumentos musicales.

Y eso me ha dado vueltas en la cabeza todos estos días. En una época en la que “todos podemos conocerlo todo” gracias al poder de la internet (pero atentos a las comillas, ya que no tenemos el tiempo ni, sinceramente, la capacidad o incluso el interés de conocerlo todo), es más interesante recomendar, mostrar o dar a conocer antes que criticar. Al menos hasta que la crítica musical -los críticos musicales- aprendan a realizar menos una demostración de ego o de periodismo gonzo añejo y más un trabajo de análisis, no puramente objetivo, obvio, pero que reconozca la experiencia social e individual que nace de una escena o acto musical particular, y de cada una de ellas. O sea, todo lo contrario a lo que hacen en Pitchfork Media, por poner un ejemplo. De hecho, páginas como Pitchfork Media, si es que se van a leer, son para leerlas poco: escuchan tanta música que son un buen lugar para conocer artistas, pero escriben tanta basura en la sección de críticas que lo mejor es revisar los títulos de los discos revisados, elegir un par y revisarlos por uno mismo. Si es que. A veces no vale la pena.

Lo qué si vale la pena es leer el libro y después descargar discos, conseguirse cassettes y vinilos viejos con el caballero hippie de la feria, o comprar las reediciones de los discos de aquellos artistas entrevistados en éste. Y descubrir que la historia del rock chileno es más interesante y amplia de lo que uno podría pensar.

Anuncios

Una respuesta a “Experiencias musicales I: Un libro, y una idea

  1. Estoy de acuerdo con que lo mejor es difundir. Eso de basurear a alguien para sentirse más bacán no va conmigo y, lamentablemente, de eso se trata la mayoría de las críticas.
    Ahora tenemos las herramientas para conocer mucho más pero la disposición es lo que a muchos nos falta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s