Experiencias musicales II: Los discos sagrados, vol. 1

por Rob Fleming, a.k.a. tommygun

Esto es como recuerdo una conversación con una amiga hace unos meses.

    -¿Cómo? ¿No has escuchado The Suburbs todavía?
    -Pucha, es que tengo esta idea de que los discos son algo sagrado que hay que escuchar completamente y no he tenido tiempo.
    -Calma, este es un disco sagrado y hay que escucharlo con tiempo.

Fin. Fue una conversacion corta. Por twitter. Y me dejó pensando. ¿Hay discos sagrados?

¿Los hay?

Simon Frith dice que la música es para los fans algo que “se posee”. no es tan raro pensar que la música llega a ser parte fundamental de la historia de una persona. Y si revisan el blog, verán lo que la Clau escribió hace poco, como un ejemplo de lo que estoy tratando de decir.

No es tan raro pensar, entonces, que existe algo que, a falta de otros conceptos, puede ser llamado “sagrado” para las personas, algo que les produce una sensación de eternidad, intocable, ya sea por el sonido que les llegó o por el significado que la música tiene. Probablemente, sea por ambas.

Y sin embargo, ¿poseo yo una lista de discos sagrados?

Si. Y, curiosamente, algunos ya no los escucho, porque ya no me gustan tanto, yde hecho alguien podría quejarse de que algunos de ellos no son precisamente obras cumbres de la historia del pop. Pero significaron mucho para mi en su momento, fueron parte de mi aprendizaje musical y parte de mi vida. Esta lista tiene algunos de ellos. El recorrido es desde mi infancia hasta el 2005, primer año de universidad. ¿Por qué? Porque tras esa época la música y el acceso a ésta han permitido un enredo y una escucha musical a una velocidad impresionante, y me dificultan la posibilidad de elegir discos que hayan sido fundamentales para mi vida. Elegir se vuelve más dificil. Así que quizá debería escribir un post sobre singles, y canciones sueltas que fuerons significativas. Pero por el momento, hablaremos de discos completos.

Es más. A pesar de que no tomaré en cuenta los años después de 2005, voy a tener que entegar esto en dos parte. Hoy, llegamos hasta Makiza:

Greatests Hits (1981), de Queen

Cuando chico a uno le dan puras leseras para escuchar, especialmente cuando tus padres no se preocupan realmente de la música. Me refiero a Cachureos, Topo Gigio, Pablito Ruiz y Mazapán (aunque Mazapán no es exactamente una lesera, claro). Los únicos discos que se me vienen a la cabeza de chico son estos. Y por razones bien distintas. Queen es por lo impactante y potente que era escuchar a una banda de rock de tal categoría en una casa en la que no se escuchaba mucho rock. Este disco (en realidad un cassette) es de mi papá. ¿o de mi mamá? No sé, los dos admiraban a Freddie Mercury, a pesar de. Yo, sin ser un fan de Queen, recuerdo este disco como el primer disco “real” que alguna vez escuché, y a veces todavía lo escucho.

Toxicity (2001), de System of a Down

Antes de irme de la Ciudad Satélite, en Maipú, había pasado de ser un ocasional oyente de rap a ser un fan del rock, nu-metal y hardcore mediante, que a falta de discos pasaba el día viendo MTV Rocks y escuchando la Rock & Pop (y viendo Dragon Ball), y la noche hablando de música con los amigos-vecinos-skaters en la plaza de Liquidambar que tenían internet y usaban Napster y Audiogalaxy para descargar cosas de Limp Bizkit y Deftones. A veces ellos se compraban discos y uno podía ir y escuchar en las casas o en la calle parte del disco, lo típico de cuando uno es chico. SOAD fue la banda que más me impactó en la época, primero con Sugar pero principalmente en el momento en que vi el video de Chop Suey!. El disco lo vine a adquirir recién un año después, ya viviendo en San Bernardo, como regalo de cumpleaños, y es uno de los pocos discos originales que tengo. SOAD no era una banda de aggro, ni siquiera una banda de metal, era otra cosa (“¡Huevón, estos weones están locos!”). En esos momentos no había escuchado a Mike Patton y menos a Frank Zappa, así que fueron una de las primeras bandas de locura rockera que conocí. Es la banda que hasta hoy más me gusta de todas las que salieron por esos años y en esa parada, junto con Incubus. A diferencia del resto, el no contar con algún músico electrónico en la banda y tener una formación más de metal y rock clásico les daba un respeto por los vacíos y un interés por incorporar elementos distintos, como los sonidos de Europa Oriental y Medio Oriente.

Nevermind (1991), de Nirvana y OK Computer (1997), de Radiohead

Al Lucho también le gustaba SOAD. En esa época, el año 2002, me dió por empezar a tocar guitarra. Entonces le pedí a un vecino que recién había conocido, el Lucho, que me enseñara a tocar. El Lucho era un rockero alterna-brit desaliñado fanático de Nirvana y Oasis con un oído privilegiado, que actualmente es musicólogo, fanático de la música latinoamericana y actual miembro de la Rim Bam Bum, la compañía de música de Balmaceda Arte Joven. En fin, en esa época era distinto. Luchín entonces empezó a prestarme material como discos y canciones, cancioneros incluso. Y a pesar de que en esa época no me gustaba mucho Oasis (si me gustaba Blur), empecé a rayar con Nirvana. Le compré el Nevermind a luca pirata a un compañero de curso (otro super guitarrista, el Quila), y lo escuché hasta hacerlo mierda. Kurt Cobain lo decía todo. Y todo lo que decía no tenía significado. Saquen sus propias conclusiones. Me acuerdo que ni siquiera tenía el nombre de las canciones del disco, así que no sabía como se llamaban y las identificaba por los riff de guitarra y tarareando las melodías, o por el número de tracks.
Después le compié el OK Computer a un primo y me obsesioné con el disco de la misma forma en que me había obsesionado con Nevermind. Pero era muy distinto. Nevermind era rabia, OK Computer era derrota y control. Y falsa frialdad. Mi mente empezó a ver por esos años al mundo como una máquina sin mente de la que todos somos pequeños y reprimidos engranajes. Y la música era un escape a la hipocresía del mundo y una herramienta de conexión con otros y un generador de alegría o catarsis. Empecé a escuchar también a Pink Floyd, a Metallica, a Led Zeppelin, a Tool. Revolucionarios, reaccionarios, escapistas, subjetivistas.
Por otro lado también empecé a escuchar mucha música de los noventas, y por mucho tiempo creí fervientemente el mito de que fue la mejor década de la historia. Ahora lo matizo bastante.
Con Lucho seguimos siendo amigos pero ya casi no nos vemos, el se cambió de casa y ambos estudiamos. Me pregunto qué estará haciendo ahora.

Aerolíneas Makiza, de Makiza (1999)

Aaaah, el colegio…
El hip-hop, técnicamente hablando, nunca me dejó de gustar. Y el brother Mario, un gran fan del género, mi mejor amigo del colegio -y, a pesar de todo, mejor amigo hasta hoy-, tenía el disco de la banda de hip-hop chileno que más quiero, más he querido y más extraño: Makiza. Así que si, se lo pedí y lo tuve secuestrado por un tiempo hasta que lo hechó de menos -el amaba ala banda aún más- y hasta hoy es mi disco de rap favorito. Kanye puede ser una revelación de rap más popero, J-Dilla un productor que trajo de vuelta la locura y los samples de vieja escuela, Public Enemy maestros del ruido, Tiro de Gracia los mejores de Chile, o Jay-Z el tipo con el mejor flow y los mejores productores. Filo con ellos, Makiza son héroes. Jasón y los fókin Argonautas. Ulises y su piño. Exiliados volviendo a la tierra mítica. Después vendrían VanBuda, Calambre, Nas, Frank T, Violadores del Verso, Vico C, Outkast, Orishas. Y el día de hoy, CAF, Calle 13, Blackalicious o Public Enemy.

Pro hoy, llego hasta acá. Mañana entrego la segunda parte, ojalá a un horario más decente que este. Nos vemos.

Anuncios

5 Respuestas a “Experiencias musicales II: Los discos sagrados, vol. 1

  1. Ese disco de Queen debe haber pasado por la mayoría de los cabros de nuestra generación y cuando salió SOAD fue la cagá.
    Me encantó el post 😀
    Ciudad Satélite haciéndose presente! xD

  2. esto tiene fecha 18…y la segunda parte?

  3. Yo creo que hay discos fundamentales. Creo, también, que no es el caso de The Suburbs de Arcade Fire.

    http://www.collapseboard.com/1001-albums-you-should-die-before-you-hear-pt-1, hahah

    • Disculpa por la demora en responder, Javiera Tapia.

      La idea de hacer una lista de álbumes que no hay que oír es bien notable. Pero me temo que la lista de mr. Everett True (a quien no sigo) es bien fome. ¿Dónde están las justificaciones? Asumo que su amor extremo a Nirvana explica su odio a Pearl Jam, pero los demás discos no están justificados. Es un chiste sin remate. Personalmente, ahí veo discos que considero malos (Tin Machine, el de The Killers, el de Sting) varios indiferentes (Be Here Now, el de los Kings of Leon), algunos placeres culpables (no realmente, pero Zwan no era el desastre de banda que los fanáticos de Smashing Pumpkins decían, aunque el disco es bien fome y sólo un par de temas salva), otros que considero clásicos (Grace, varios de Pearl Jam), algunos que me dejan perplejo (no sé si Cast of Thousands es fome o yo no estoy entendiendo a Elbow, lo he escuchado mil veces y aún no me decido) y varios que no he escuchado o que se me olvidaron. Entonces… Para mi no es tan obvia la lista. ¿Dónde están las justificaciones?

      Con respecto a The Suburs, en general una experiencia religiosa o espiritual es algo individual, subjetivo y dificil de transferir. Así que en realidad no importa nada lo que tú o yo pensemos con respecto al disco, si es que mi amiga considera que es un disco sagrado. Menos si tomamos en cuenta lo que dice Frith sobre el sentimiento de posesión que los fans tienen sobre la música. De todos modos, si quieres mi opinión, te puedo decir que The Suburbs es un disco muy bueno, pero que no es mejor que Neon Bible, y que si de bandas de rock de cámara gigantes venidas de Canadá se trata, a veces prefiero el post-rock buena onda de Broken Social Scene que la seriedad y la épica mortuoria de los Arcade Fire.

      Eso, Javiera Tapia. Se despide su vecino amistoso tommy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s