Los reyes de mi convivencia

por Clau

Mi historia con los Kings of Convenience comenzó de manera sutil, sin darme cuenta. Era 2005, recién había salido del liceo y mi andante de la época me pasó un disco de su segunda banda favorita: Röyksopp (la primera era Depeche Mode). En ese álbum venían “Poor Leno” y “Remind me“, ambas interpretadas por Erlend Oye pero eso aún no lo sabía. Tiempo después, me envió “Prego amore” porque parte de la letra está en italiano y me habló un poco de Erlend como músico pero, siendo honesta, no le presté mucha atención.

En 2007 llegó internet a mi vida y me encontraba buscando incansablemente la Sigue leyendo

Anuncios

Síndrome de Peter Pan

por Clau

Iba a hablar sobre las marchas y el movimiento estudiantil pero terminaría diciendo los mismo que en veces anteriores: hay que focalizarse en la educación pre-escolar y escolar (hasta algunos profes me respaldan). Una etapa en que aún es posible disminuir brechas. Pero filo, cada uno tiene derecho a pensar distinto y no voy a seguir leseando, al menos, no en este sitio.

Este año me han pasado varias cosas. Ahora vivo sola y camino para llegar al trabajo (antes me demoraba hora y media en micro), retomé el magíster, comencé a trabajar y ya estoy en mi segunda pega (pasé del sector privado al público, extraño considerando que hace poco más de Sigue leyendo

Marcha Imperial

Por Eduardo Jimenez (Edo?)

Tren a Awaji a las 9:30 am, no hace mucho sentido después de dormir sólo 5 horas, pero bueno, no me queda otra después de haber enviado una invitación a ir a Kyoto por Facebook (¿en que estaba pensando?).  Pero bueno, algo entretenido resultará al viajar con gente de Alemania, Hong Kong, Ucrania, India, Colombia, Filipinas y Vietnam (sólo nos falta un africano para ser una buena campaña de Benetton, ¿no?). Pero independiente de esta locura post globalizada y un poco forzada a la que nos enfrentamos cuando vamos a estudiar fuera, mi cabeza asumía que todo lo que ocurriera este día podía pasar de una locura, a una tragedia, o a cualquier otra cosa; dado que convivir con gente tan distinta, siempre trae resultados inesperados.

Sigue leyendo

Confesando confusiones

Por TOMI

1

Y claro. Es la mejor pega posible. La pega a la que amigos postularon, a la que yo postulé contento, la que, quizá, otros envidiaban o envidian. Cuando me dijeron que había sido seleccionado, celebré. Mis padres, orgullosos. La Ciuni contenta también. Me dijo: “ahora me falta a mi no más encontrar pega”. El sueldo es bueno (aunque este mes no vi ni un peso, lo debía todo, gracias educación pública pagada). El área de trabajo me llama la atención. Me dedicaré a la investigación, lo que es genial. Debería estar feliz. No lo estoy. Al menos, no cuando lo analizo detenidamente.

2

Sigue leyendo

Bored in translation

 Por Eduardo Jimenez

Muchos que me conocen han visto las fotos que he subido a Facebook, otros que no me conocen se preguntaran que onda con este titulo (si, lo sé, es copia de Lost in Translation de Sophia Coppola), pero mucho de lo que escribiré hoy tiene que ver con estos 27 días que llevo en Japón.

20111030-191026.jpg

Sigue leyendo

Por que es un gran compañero

Edo y sus futuros nuevos amigos

Edo y sus futuros nuevos amigos

por Equipo Lo que pasa por tu cabeza

Un gran amigo, colaborador directo ocasional, y colaborador en las sombras en más de una ocasión, está por abandonar estas tierras dejadas de Dios por paisajes más orientales y más llenos de geishas, yakuzas, ninjas y robots gigantes. Así es, nuestro muy querido amigo Edo se va a estudiar a la Universidad de Osaka, en Japón, por unos años y como es un gran compañero, hemos decidido escribir un poco sobre como conocimos a este personaje – porque es un personaje –,
que prontamente, se convertirá en nuestro enviado especial a la zona de conflictos entre señores samurais.

¿Por qué Edo raya con lo Japón? Bueno, no diríamos que raya con Japón. Es bien crítico de la sociedad oriental, pero creemos que le gusta que, dentro de todo, son más “comunitarios” que individualistas,
con todos los pros – una sociedad integrada, donde el otro importa tanto como yo – y contras – las viejas copuchentas y eso – que una sociedad así puede tener.

Esto es un poco un resumen de cómo lo conocimos y de por qué nos cae tan bien y le deseamos lo mejor, además de links a sus mejores textos. Un post que, probablemente, no lea, porque es pésimo leyendo nuestros post, lee solo los de él xD. Bromi, nos caes bien igual.

1. Por qué Edo es un personaje, por tommygun

Estábamos en una clase de estadística, y de repente aparece este compadre con pinta de alternativors y forma de hablar extraña (después nos enteramos que venía llegando del extranjero, de Japón justamente, para reincorporarse a la Facultad y terminar su carrera, y que en el proceso había perdido su típico acento chileno, el cual actualmente está en trámite de recuperación) que andaba medio perdido y necesitaba saber algunas cosas. Yo me sentaba con Tocayo en esa clase, y en casi todas (y también con Romina, otra amiga, pero justo ella estaba en otra sección, aunque igual nos la arreglamos para hacer los trabajos en grupo los tres) y bueno, lo ayudamos un rato. Cachamos que era medio freak y que tenía buen oído con la música. No quisimos hacer un trabajo con él para esa clase, y ahí podría haber quedado todo. Pero a mi este personaje socialmente torpe, pero también original, directo e irónico a muerte me calló bien, así que seguí hablando con él, y compartiendo música, y discutiendo sobre música y política, casi a balazos a veces.

Y nos hicimos re-buenos amigos. Y también se hizo re-buen amigo de la Clau, y se incorporó a Lo que pasa por tu cabeza, donde escribió un par de artículos notables.

Edo tiene un oído musical notable, una actitud crítica permanente y es un amigo de los mejores. Todos gestos tremendamente valorables. También, es una persona tremendamente activa. Alguna vez se le ocurrió introducir el mochi (el postre tradicional japonés) al mercado chileno, empresa a la que me incorporó, y que, por razones muy tontas y privadas, no prosperó. Pero por suerte, casi inmediatamente después de eso encontró trabajo y pudo ser feliz con una actividad fija. Y es que de hecho, durante la universidad, tenía varias actividades extra, como aprender japonés, incorporarse al grupo de debate, pelear con el grupo de debate, conocer gente de todo tipo y practicar algunos
deportes.

Y lo de conocer gente es notable, porque el mismo se denomina como socialmente torpe, pero conoce a mucha gente. Mucha. Suele decir que cree caerle mal a mucha gente, y es verdad. Pero también es querido por hartos, por el hecho de ser siempre directo y transparente con lo que piensa y le parece, sin buscar ofender a nadie por eso. Por algo está en este blog, de pura gente que no se puede guardar en la cabeza todo lo que le pasa.

Esop. Que te vaya bien, Edors. Cuidate.

2. Cómo conocí a Edo, por Clau

Era segundo año, estaba en una mesa de la biblioteca junto a otros compañeros organizándonos para hacer una tarea de Estadística II (sí, esas extrañas que ni los ayudantes saben cómo se hacen). Un cabro se nos acercó y observó fijamente a cada uno, no dijo palabra, dio media vuelta y se fue.

Esa fue la primera vez que vi al Edo, no recuerdo cómo fue que terminamos hablando ni cuándo nos empezamos a hacer amigos pero nunca olvidaré la primera vez que me di cuenta que existía. Rompió esquemas aún juveniles.

Probablemente, comenzamos a conversar estando en la mención de economía, quizás, fue en el electivo de Stata[1] porque recuerdo me dijo que instalara Skype y mi computador casi se murió. Puede ser que, la música nos haya unido o el ser críticos o el que nos importara más aprender economía que sólo las notas asociadas a eso o, simplemente, que somos raros. De lo que sí estoy segura es que puedo contar con él siempre, incluso, cuando me quería esconder del mundo.

Imposible olvidar que fuimos al ballet más raro de la historia (aunque los osos polares la llevaban), que pasamos horas intentando encender la chimenea en Olmué, la “baba de alien”y otras comidas exóticas, que me presentaste a Marisa Monte y a Cristian.

Edo, eres la raja y si no vuelves a Chile serás mi excusa para conocer Japón. Promesa

3. Nuestro textos favoritos de Edo

Edo escribió poquito, pero lo que escribió, fue notable. Repasemos:

Sympathy for Mr. Vengeance

Este post no es el más notable de los que escribió, pero es el primero que escribió. Entonces la lleva.

Música para Felipe

Precioso post, nuestro favorito absoluto, que escribió pensando en su sobrinito, y en cómo nadie conocía canciones para cantarle.

Shina Is a Punk Rocker

Quizá esta es la razón por la que quiere ir tanto a Japón. En esta carta de amor para la cantante Shiina Ringo[2], Edo nos dice cuales son sus temas favoritos, y por qué la ama tanto y escomo la PJ Harvey+Björk del [cliché] País del Sol Naciente[/cliché].

bside

Porque todos somos así de engrupidos a veces.

Algunas Verdades del Mercado Laboral

Pura rabia. Y pura verdad también. Cómo las empresas buscan trabajo en Chile.

En fin, Edo, te extrañaremos. Que te vaya excelente en Japón, ojalá la pases de pelos, sobrevivas a Godzilla (y a la radiación xD), aprendas a manejar un EVA, pases unas buenas vacaciones en la Aldea de la Hoja, comas harto Natto[3], conozcas una japonesa (o varias, cosa tuya), peleas a karatazos con los yakuza y seas feliz y vuelvas convertido en shogún (CLICHÉS, CLICHÉS EVERYWHERE!!!).

———————————————

[1] Stata es un paquete de programas estadísticos, poderoso y que, si se aprende a usar bien, es súper agradable. Nótese donde dice “si se aprende a usar bien”. Esto significa que, en realidad, aprenderlo es horrible. HORRIBLE. Onda, como con hartos adjetivos Lovecraftianos tipo “la terrible, horrible y grotesta miseria fuera de la geometría humana que es aprender Stata me ha hecho tener las más pútridas pesadillas que la oscuridad de la mente humana puede llegar a producir (al tratar de hacer la tarea de Estadística)” y wea. Humanistas y anti-matemáticos o anti-computines, abstenerse.

[2] Nota de tommygun: aunque no sé si estará tan enamorado, tomando en cuenta que no escribe su nombre con las dos íes consecutivas que corresponde. ¿Qué? No, no soy un nazi de la ortografía, simplemente decía que blablabla…

[3] No quieren saber… Pero si quieren saber, busquen en la Wikipedia. Y lloren.

PASÉ CTM

por TOMI

BIEN CTM

BIEN CTM

Fue sufrimiento. Echarse el examen de microeconomía, fue sufrimiento, además de una confusión tremenda, por no entender que cresta había pasado, si me sentí tan cómodo respondiéndolo.

Y fue sufrimiento tener que estudiar de nuevo solo para microeconomía, con esa sensación de no entender, de que ya sabía todo y no era necesario estudiar más y de que estaba perdiendo el tiempo, que me sentía estúpido por no ser capaz de pasarlo de una, con que me habían cagado…

Y fue sufrimiento ver como el examen de grado era algo completamente distinto al que históricamente se había realizado, con verdaderos y falsos sin justificar y la posibilidad de perder puntos al equivocarse…

Pero se acabó todo ese sufrimiento. Al fin, hoy, puedo decir que he pasado mi examen de título y soy un Ingeniero Comercial/Economista

Bueno, no todavía, porque vienen los trámites y platas y todo, pero eso da lo mismo. Lo importante es que pasé, y puedo sentirme por fin, feliz.

A todo esto, hace un mes, a estebanwieder le pasó lo mismo. Ahoo! para él también.

Un emoticón dice más que mil palabras: ^_^